Wednesday, November 25, 2009

Mas allá del ritual… la noche del “Sí, acepto”



Hermosillo, Sonora, Noviembre 14, 2009.

Es sábado, los preparativos para este momento han sido calculados y planeados. Todos los involucrados están en sus puestos y listos para empezar la función. Cada uno tiene su labor, ninguna menos importante que la otra ya que es en conjunto que se logra el todo perfecto.

Todo empieza con la imagen perfecta de la novia radiante. Espectacularmente ataviada, pero principalmente adornada con su enorme sonrisa que nos llena a todos. El novio en su papel, serio y formal, entrando confiado a esta aventura de vivir en compañía, no puede evitar hacer sutilmente obvio su encanto al ver a su ángel.

La ceremonia se realiza con un ambiente tranquilo, rodeados de la gente que los quiere y protege. Para quien cree, la gracia del sacramento empieza a hacer su trabajo, llenando todo de una sensación de paz que se confunde con ternura. Para quien no cree, es simplemente un momento que no requiere explicación pero que se siente familiar. Para todos, es el inicio de la celebración.

Y es así como continúa lo que fue una de las noches mas llenas de magia que he vivido, en parte por el ambiente creado a base de detalles medidos y cuidados, perfectamente elegidos e incorporados, pero principalmente por la sensación de euforia, de amor, de compañía, de alegre algarabía, de ser familia. Convivir y vivir ese momento con primos, hermanos, maridos, tíos, padrinos, ahijados, abuelos, padres, madres, sin edad ni tiempo, sin pose ni falsos intentos, simplemente me llenó. Los abrazos sinceros, las palabras que salen de muy adentro, los reencuentros, sentimientos a flor de piel y amor del bueno, del que no se puede esconder pero no siempre nos atrevemos a demostrar.

Entre todo lo que sucedió ese día, principalmente fue la noche del “Sí, acepto”: acepto que soy vulnerable ante la vida; acepto que no soy nadie sin mi familia. Acepto que es por mis carencias del pasado que soy lo que ahora soy y puedo llegar a ser, al verme en los ojos de mi gente, mi sangre. Acepto que el amor lo puede todo, y vale la pena hacerlo todo por amor. Aceptarnos como somos y querernos por lo que somos, no es lo más fácil de hacer; y es en noches como ésta donde se hace tan obvio que es realmente un desperdicio no aprovechar el instinto y dejarnos llevar por la emoción.

Es la emoción de ser parte de momentos inexplicables, como la risa de niño de un hombre gigante al ver a su hija brillando como nunca; de las lágrimas de perla de una mujer hermosa al verse en su niña, su hija, enamorada y plena. Del momento en que esas niñas hoy hechas mujeres nos abrazaron a mi hermana y a mi para compartirnos a su papá, al que se quiere más que a nadie, el viento bajo sus alas, su héroe. La memoria de eso que sentimos, la sensación vivida, me la llevo conmigo; se queda grabada para siempre y me recuerda cada que cierro los ojos que no estamos solos, somos parte de un todo y acepto el compromiso de trascenderlo a los que nos siguen en el camino.

2 comments:

  1. Wow! Qué fuerte compromiso has sido capaz de adquirir con la persona más exigente de todas las que te rodean: tú. Comparto esa responsabilidad y también el gusto y la serenidad que dan cuando estás rodeado de ese grupo humano tan complejo que es la familia. Reconocerte en ellos y verte mediante ellos y con ellos es todo un momentum. Qué linda experiencia y qué bien descrita.

    Te mando un abrazote. Yo ya voy pronto a encontrarme con ustedes, con mi ciudad y mi familia. Llego el 22!!! Ya falta poco!!! ;)

    Rafa

    ReplyDelete
  2. prima! gracias por esto, es el recuerdo mas hermoso que voy a llevarme siempre de ese dia tan importante que describiste con tanta perfeccion y con el sentimiento que todos vivimos ese dia, y yo sigo sin palabras y llena y plena de todas las demostraciones de carino que tuve y saber que toda mi familia ustedes! hicieron todo para estar comigo dejaron sus compromisos y estuvieron conmigo todos! y eso fue lo que hizo mi dia especial y ver a mi papa con las sonrisa que lo viste tu nuestro gigante porque es de todos nosotros ! y compartirlo no porque es tuyo como mio porque nos queremos como hermanas porque asi crecimos y siempre tu y denise lo van a ser para nosotras nuestras hermanas y somos una gran familia y hay que celebrarlo! te qiero mucho y gracias otra vez fue el regalo mas significativo leer tu historia en mitad de mi luna de miel por ala orilla del mar viendo que el mar es infinito como el amor que nos tenemos como familia y que somos grandes! gracias prima gracias!

    ReplyDelete

We love your feedback! Gracias por dejar sus comentarios.